lunes, 30 de abril de 2018

¿Será que Sopó, le permitirá seguir jugando fútbol a mi hijo de 10 años?(I)

¿Será que Sopó, le permitirá seguir jugando fútbol a mi hijo de 10 años?



Mi esposa es nacida en el municipio de Guasca, Cundinamarca, Yo soy de Santander de Quilichao, Cauca. Hace quince (15) años llegué a Guasca, donde reside mi núcleo familiar. En el 2008 llega a nuestro hogar un lindo niño, al cual le colocamos por nombre Juan Andres. Desde el vientre de la madre mostró cualidades futbolista, pues la pateaba bastante desde adentro. A sus tan solo cuatro(4) años nos dejó muy claro sus tres(3) sueños para su vida: Ser futbolista profesional, ser Youtuber y ser Ingeniero.

Ese primer sueño no me gustó, pero tenía que respetarlo, teniendo en cuenta que el último si era de mi agrado.Iniciamos apoyándolo en su carrera futbolística, ingresando a la Escuela de Formación de Fútbol de Guasca, a la edad de cinco(5) años. Me demostró que tenía talento para jugar este deporte. En Guasca dió sus primeros pasos, pero llegó después la necesidad de avanzar un poco hacia un municipio con más inversión en deporte, por su calidad de ser, uno de los municipios más ricos de Colombia. Inscribimos a Juan Andrés en la Escuela de Formación de Fútbol de Sopó, Cundinamarca.

Sopó se encuentra aproximadamente a media hora de Guasca. En este municipio se encuentran grandes empresas como Alpina S.A y Corona. Sus administraciones se han preocupado mucho por el fútbol. Es así como tiene una plantilla de entrenadores de fútbol,muy profesionales que llevan procesos de años que va dando excelentes resultados. Fué una muy buena decisión llevar a Juan Andres a esta escuela. De todas las administraciones municipales considero que la actual, si la está sacando del estadio en apoyo al deporte en general.

“Sopó más Deporte”, en cabeza de su actual alcalde el Dr. William Octavio Venegas Ramirez, es un programa estrella de impulso a todos los deportes, con un entusiasmo de admirar. Da gusto ver los escenarios deportivos en la tarde llenos de niños practicando todos los deportes, con un apoyo económico sin precedentes. En futbol, ni hablar. No se paga un peso, todo es gratis. La administración pone los buses de transporte, inscribe a los niños en varios torneos nacionales e internacionales a fin de año. El primer año que Juan Andrés estuvo, en el 2016 viajamos con el equipo de la selección Sopó categoría 2008 a un torneo internacional en Cali, donde quedamos en cuarto(4) lugar.

Los padres de familia de la seleccion 2008, nos fuimos integrando, queriendo ser una familia unida tras el apoyo de nuestros hijos en este equipo. Finalizando el año pasado(2017), organizamos una rifa, para recoger fondos para comprar implementos que complemente la actividad de los niños en competencia. Se pensó en una nevera, un botiquín, etc, etc. Se hicieron uno dineros, somos veinte(20), entregamos $ 125.000= cada uno, teníamos dos millones y medio de pesos ($2.500.000). No teníamos el dinero recogido, cuando saltó un padre que necesitaba ese dinero para una operación de su hijo, que a mediados de Enero del 2018, lo devolvía. Se puso a consideración por el grupo de Whatsap y todos manifestamos que estaba bien. Pero las cosas con dinero son delicadas.

Pasó enero, pasó febrero, corría marzo y el dinero no estaba donde debía estar para cumplir la función para la que se estipulo. Me inquieté un poco y pregunté al entrenador, quien era el responsable del dinero, sobre el tiempo de su devolución. Antes de iniciar la ponyfutbol, que ahora se llama chiquifutbol y baby futbol el dinero iba a estar en sus manos. Me parece bien le manifesté y efectivamente el dinero llegó, al parecer y se hizo una reunión para establecer que se iba a hacer con el. Hasta ahora no tengo clara esas decisiones, pues desde marzo 26 comencé a sentirme mal de salud, que me llevó a no poder acompañar en Juan Andres en sus eventos futbolisticos. Estuve casi un mes en clinicas de Bogotá, en unidades de cuidados intensivos muy grave. Hoy 30 de abril, ya en mi casa en Guasca me estoy recuperando y cuidandome de una operacion donde me extrajeron un cuarto de hígado. Mi hijo se tuvo que enfrentar solo a seguir persiguiendo sus sueños, pues su madre trabaja en Bogotá y su padre tendido en camas de hospital pensaba de continuo por lo que estaba pasando y sintiendo.

Mi intervención preguntando por los dineros en el grupo de Whatsap, cayó mal a algunos padres de familia. Al parecer no tenía derecho a preguntar. Eso se sumó al estado de animo Juan Andres, que me comentó que algunos niños habían preguntado por mi, pero que los padres de familia ninguno se había acercado a preguntar por mi. Me dolió bastante en mi lecho de enfermo, el estado emocional de mi hijo, que se encontraba jugando el chiquifutbol(2008-2009) y el babyfutbol(2006-2007). Sentí como si me estuvieran cobrando el hacer preguntas que no se pueden hacer. Pues como integrante de una familia del ftubol, debia solo limitarme a respirar y someterme a decisiones del entrenador y de unos padres de familia que llevaban muchos años con la selección, nosotros apenas llevamos dos(2). ¡Cosa dificil, tener a un filósofo a palos callado.!...continuaremos en una próxima.